SOBRE SEXO, GÉNERO, Y ORIENTACIONES.

Antes de nada, queremos dejar claro que algunas de las clasificaciones aquí establecidas no cuentan con un respaldo científico detrás. Nacen de consensos propios de aquellos que se identifican con estos tipos, y a los cuales entre todos les han otorgado nombres y nuevas categorías. Además, estas clasificaciones no tienen porqué amoldarse perfectamente a todo el mundo. Cada uno se define como más cómodo se siente, e incluso puede no querer definirse en absoluto. Las etiquetas son algo que no todo el mundo necesita, si quieres sentir que “perteneces a un grupo” puedes quererlas, pero si no sientes ni necesitan clasificarte como “x”, no es nada obligatorio. Por tanto, las etiquetas de orientaciones que se presentarán más adelante son adaptables en la medida en que cada uno quiera y crea que las necesita.

SOBRE SEXO, GÉNERO, Y ORIENTACIONES

Si hay algo que el día a día nos va enseñando, es que el mundo cambia constantemente. Siempre estamos descubriendo cosas nuevas, aprendiendo y asombrándonos de todo lo que creíamos conocer y que de pronto vemos que no. Creer que el mundo y la sociedad son blancas o negras es un error que no podemos permitirnos cometer, ya que con ello nos podríamos estar perdiendo una variedad infinita de colores que pueden volver nuestra vida mucho más rica.

En el brunch de hoy vamos a hablar de un ejemplo perfecto de esto. La diferencia entre sexo y género, y las distintas (pero seguro que no únicas) orientaciones sexuales y románticas que se conocen.

Género y sexo

El SEXO se refiere a la característica genética con la que nace una persona. Se decide con la combinación cromosómica: XX para las mujeres, y XY para los hombres. Hasta aquí lo sencillo. Sin embargo, y como todo, no siempre es así.

Hablamos de “Intersexualidad” cuando existe una discrepancia entre los genitales internos de una persona (los ovarios en las personas de sexo femenino) y los externos (la vagina, en el mismo ejemplo). La intersexualidad tiene distintas variantes, según sea masculina o femenina, o más compleja. Para no extender el presente artículo eternamente, os remitimos al siguiente artículo donde encontraréis una explicación más detallada al respecto: http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/001669.htm

Por otro lado hablaríamos del GÉNERO. El género es independiente del sexo, y consiste en la identificación de cada uno, sobre sí mismo, dentro de la categoría de femenino, masculino, o neutro. Una persona puede nacer con sexo biológico femenino pero sentirse y considerarse de género masculino. Aquí estaríamos hablando de una persona transgénero (cuando es una discrepancia que implica no únicamente discrepancia de género sino un deseo de cambio de sexo biológico hablamos además de transexualidad). Cuando, por el contrario, el sexo biológico y el género sí coinciden, nos referimos a una persona cisgénero. También puede ocurrir que una persona no se reconozca a sí misma como perteneciente a ningún género, con lo que hablaríamos de una persona de género neutro. Por último, encontramos a las personas de género fluido, que adaptan una identidad de género de forma cambiante, dependiente del contexto y de características y decisiones personales.

Orientaciones

En una sociedad donde sexo y amor todavía quiere creerse que van y han de ir siempre unidos, tiende a creerse que, por tanto, si alguien te atrae románticamente va a atraerte sexualmente, y al revés. Pero no. Atracción romántica y atracción física son dos polos que pueden ir unidos, pero que no siempre lo hacen. Sentir deseo sexual no tiene porqué implicar que se sienta además un deseo romántico por esa persona, mientras que hay quienes sienten deseo romántico pero no atracción sexual.

Orientaciones sexuales

3755284016_crop380w_iStock_000021997198XSmall_xlarge

  • HETEROSEXUALIDAD: Las personas heterosexuales sienten atracción sexual por aquellas del género opuesto al suyo propio.
  • HOMOSEXUALIDAD: Las personas homosexuales sienten atracción sexual por aquellas personas de su mismo género.
  • BISEXUALIDAD: Las personas bisexuales sienten atracción sexual por personas tanto del género opuesto como de su mismo género (masculino y femenino).
  • PANSEXUALIDAD: Las personas pansexuales sienten atracción sexual por cualquier persona, independientemente de su género. Se diferencian de las personas bisexuales en que éstas centran la atracción sexual hacia la personas que se incluyen dentro de los dos principales géneros (masculino y femenino), mientras que las personas pansexuales se sienten atraídas por la persona en sí, sin ceñirse a los dos principales géneros (esto es, se amplía la atracción hacia personas a-género o genderqueer), y sin atender tampoco a las características físicas propias de cada género.
  • ASEXUALIDAD: La asexualidad es un espectro dentro del cual se recogen distintas variantes. Una persona asexual no siente atracción sexual hacia otras personas. Esto no implica que no sienta activación sexual. Pueden sentirla, excitarse, pero no desear mantener ningún tipo de relación sexual con nadie. Las personas dentro del espectro de la asexualidad son perfectamente capaces de mantener una relación romántica con alguien. Incluso puede darse el caso de que decidan llegar a mantener una relación sexual, con lo que entramos en los matices que se incluyen dentro de dicho espectro:
  • Gray-asexual: Una persona gray-asexual no siente, por norma general, atracción sexual. Con “por norma general” nos referimos a que sí puede llegar a sentirla en algún momento, pero no es lo predominante.
  • Demi-sexual: Una persona demi-sexual únicamente siente atracción sexual hacia aquellos con los que previamente ha creado un vínculo emocional. Estas personas no suelen sentir atracción sexual hacia desconocidos, sino que necesitan sentir que conocen a dicha persona y han creado un vínculo con ella antes de que la atracción sexual pueda darse. Hay quienes conocen esta variante de la asexualidad y afirman encontrarse en ella porque no desean mantener relaciones sexuales con aquellos que no conocen, sin embargo esta afirmación sería errónea, ya que no es lo mismo no querer ceder ante la atracción sexual que no sentirla en absoluto.

Orientaciones románticas

Artista: Carol Rossetti

Artista: Carol Rossetti

  • HETEROROMANTICISMO: Las personas heterorománticas sienten atracción romántica por aquellas del género opuesto al suyo propio.
  • HOMOROMANTICISMO: Las personas homorománticas sienten atracción romántica por aquellas personas de su mismo género.
  • BIROMANTICISMO: Las personas birománticas sienten atracción romántica por personas tanto del género opuesto como de su mismo género (masculino y femenino).
  • PANROMANTICISMO: Las personas panrománticas sienten atracción romántica por cualquier persona, independientemente de su género. Se diferencian de las personas birománticas en que éstas centran la atracción romántica hacia la personas que se incluyen dentro de los dos principales géneros (masculino y femenino), mientras que las personas pansexuales se sienten atraídas por la persona en sí, sin ceñirse a los dos principales géneros (esto es, se amplía la atracción hacia personas a-género o genderqueer).
  • AROMANTICISMO: Es el equivalente a la asexualidad, pero ceñido al deseo romántico. Una persona aromántica no siente atracción romántica por nadie, ni quiere sentirla. Siente atracción sexual, pero ésta no va acompañada por el deseo de iniciar una relación romántica con la otra persona. Al igual que la asexualidad, se trata de un espectro, con lo que tiene sus variantes.
  • Gray-aromántico: Al igual que los gray-asexual, estas personas por lo general no sienten atracción romántica, pero sí puede darse el caso puntual.
  • Cupio-romántico: Son arománticos (no sienten atracción romántica) pero sí desean estar en una relación romántica.
  • Litho-romántico: En este caso, la persona puede sentir atracción romántica por alguien, pero ésta desaparece en el momento en el que la otra persona muestra reciprocidad, y puede llegar a convertirse en un sentimiento de angustia ante las muestras de afecto de la otra persona.

Una persona puede encontrarse en una única categoría, varias, o ninguna, según aquello con lo que más cómoda se sienta.

Con todo, es importante volver a lo que comentábamos antes de empezar. Esto no es ciencia cierta, sino etiquetas que sirven para unas personas sí, y para otras no. El fondo importante de todo es entender que en el mundo hay mucho más de lo que nosotros hemos visto, y que cada persona, independientemente de su sexo, género u orientación, es merecedora del mismo respeto y entendimiento que cualquier otra.

Raquel. 11015318_335176010009067_856399482_n

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s